Hilary Swank reunió la noche del pasado miércoles en Los Ángeles a amigos del mundo del espectáculo que quisieron rendirle tributo por su colaboración con la Fundación Women´s Cancer Research, que lucha contra el cáncer de mama. La actriz (foto), cuyos abuelos y suegra fallecieron de cáncer y que donó su cabello para mujeres que lo han perdido por el tratamiento, confesó: "Es un honor recibir este premio, pero no me siento una heroína. Son los médicos, que hacen un trabajo digno de alabar, y todas las personas que luchan por su vida".