Ortega Cano acompañó ayer a su hijo José Fernando a los juzgados de Alcobendas para asistir a un juicio rápido tras su detención por agredir a dos policías que se personaron en su casa tras recibir una queja vecinal por los ruidos de una fiesta en su casa. El joven les empujó y propinó dos puñetazos.