La revista norteamericana Variety publica cada año un número especial que titula Power of Women y en el que destaca la labor de mujeres influyentes que están trabajando en defensa de causas importantes y apoyando organizaciones benéficas. Este año las elegidas son, entre otras, las actrices Jessica Chastain y Blake Lively y la hija de los Clinton, Chelsea, por sus contribuciones en la lucha contra el sexismo, la desigualdad de género, la pornografía infantil y el rechazo a las políticas que defiende Donald Trump.

Jessica Chastain, la protagonista entre otras de Interstellar y Criadas y señoras apoya el trabajo de Planned Parenthood, una organización sin ánimo de lucro que con Donald Trump al frente de la Casa Blanca no va a recibir fondos para los cerca de 650 centros de salud donde trabaja.

«Soy la primera mujer de mi familia que no ha tenido un hijo siendo adolescente. Mi abuela no tuvo acceso al control de la natalidad ni a la educación sexual y mi madre, lo mismo. Es muy importante en nuestra sociedad proteger a las mujeres que no tienen los medios para pagar por el cuidado de su salud y Planned Parenthood hace eso». La actriz, de 40 años, también explica en Variety la necesidad de que se imponga una igualdad de sueldos en la industria cinematográfica para cerrar la brecha existente entre hombres y mujeres.

TODO ESTÁ EN RIESGO / Por su parte, Chelsea Clinton, de 37 años, ya hizo campaña activa apoyando a su madre en las pasadas elecciones, pero ahora el trabajo continúa contra la administración Trump. «Creo que todo está en riesgo. Nuestros derechos fundamentales y nuestra seguridad. Si usted también cree eso, levante su voz y ayude a otros a levantar sus voces. Si no lo hacemos, vamos a tener un país que no se parecerá en nada al que vivimos hoy. No es momento de permanecer al margen», asegura en la revista la hija de los Clinton, madre de dos niños, que ha escrito además un libro ilustrado en el que recoge la vida de una serie de mujeres singulares.

Chelsea también presta su apoyo en la lucha contra la obesidad infantil y asegura estar «profundamente entristecida» por el sexismo que experimentó en la campaña presidencial con su madre, Hillary Clinton, donde en los mítines republicanos se la llegó a calificar de «puta».

Variety también ha reconocido la faceta solidaria de la modelo y actriz Blake Lively, la mujer de Ryan Reynolds, que centra su atención en la lucha contra la pornografía infantil con la Child Rescue Coalition. «Hay millones de archivos con imágenes en todo el mundo comercializadas cada día», asegura la protagonista de Infierno azul, de 29 años y madre de dos niños pequeños.