Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

'Top Gun'

¿Cuál es el secreto de la eterna juventud de Tom Cruise?

El actor desafía al tiempo y luce un físico envidiable en la nueva 'Top Gun: Maverick', 36 años después del taquillazo de los 80

Tom Cruise, en la alfombra roja de Cannes, el pasado 18 de mayo. Reuters

Tom Cruise no es un dios del Olimpo, pero casi. A punto de cumplir los 60 años -el próximo 3 de julio-, aparenta la mitad y goza de un estado de forma física que ya quisieran muchos veinteañeros. Y aunque, sí, es verdad, en las últimas apariciones públicas del neoyorquino -como la del pasado 15 de mayo, cuando asistió en el castillo de Windsor a un acto en honor al Jubileo de Platino de la reina Isabel II, o en la presentación en Cannes de su nuevo 'blockbuster', 'Top Gun: Maverick', la secuela de la exitosa película que protagonizó en 1986- se ha podido comprobar que es humano, y que el paso del tiempo se le refleja en la cara y el cuello con algunas arruguillas y patas de gallo, también es cierto que sigue manteniendo la energía y el vigor del cuerpo musculado de un chaval.

¿Cuál es el secreto del actor de la saga 'Misión Imposible' y 'Jack Reacher' para revertir el proceso de envejecimiento, y parecer de 24, la edad que tenía cuando rodó su éxito de altos vuelos?

"No es habitual encontrarte con gente así, pero no es misión imposible", asegura Xavi Pairés, 'coach' de salud, hábitos y pérdida de peso, que recuerda otros casos famosos en la industria, como los de Sylvester Stallone (75), Arnold Schwarzenegger (74), Jean-Claude Van Damme (61) o Keanu Reeves (57). "Son gente que se ha cuidado siempre", insiste. "Se nota que Cruise se ha esforzado toda su vida en cuidar su estado físico y mental, con una rutina de ejercicios, actividad física, buena alimentación, y seguramente unas pautas de sueño y descanso bien marcadas", reflexiona el entrenador personal y preparador de equipos de élite.

"Me gusta hacer kayak en el mar, espeleología, esgrima, correr en la cinta, pesas, escalada, senderismo… tantas actividades diferentes como puedo", asegura

decoration

"Esto no se consigue de un día para otro. A nivel muscular y de porcentajes de grasa, se le ve bastante cachas, está muy fuerte, se le ve definido, marcado. Esto es gracias a un entrenamiento sobre todo de fuerza, con pesas o con peso corporal. Como mínimo tres o cuatro días a la semana. También debe combinarlo con trabajo de cardio, para tener más resistencia", aventura Pairés.

'Workout' brutal

Precisamente, gracias a este plan de ejercicios semanales, la estrella ha podido mantener las mismas medidas de pecho, cintura y bíceps (111 / 84 / 41 centímetros) desde los 80. Y sin recurrir a la criogenización. 

En revistas como 'Men’s Health', Cruise ha explicado que se machaca en el gimnasio allí donde vaya o ruede, algo que él mismo ha bautizado como "la cueva del dolor". Pero también lo combina con running (y sprints) al aire libre. "Me gusta hacer kayak en el mar, espeleología, esgrima, correr en la cinta, pesas, escalada, senderismo… tantas actividades diferentes como puedo", confesó en una entrevista en 2018. Es decir, cardio de gran alcance y el desarrollo de fuerza

De su preparación física y de la promoción de sus películas es de lo único que habla en público. Su vida privada es un misterio. Ni siquiera se sabe si vive Los Ángeles o en Londres, ciudad que dice "amar". En 2018 se abrió una cuenta en Instagram, pero no busquen ahí nada personal.

Cruise está soltero desde 2012, cuando se divorció de su tercera mujer, Katie Holmes, madre de su única hija natural, Suri. Dicen que su primera esposa, Mimi Rogers, fue la que le introdujo en la Iglesia de la Cienciología, lo que le costó el divorcio de su segunda mujer, Nicole Kidman, con la que adoptó dos niños. Hoy, según la actriz Leah Remini, el actor es la segunda persona con más poder dentro de la organización, después de David Miscavige, "el salvador del mundo libre", y asegura que esta fe le ha curado la dislexia.

Un poquito de trampa

La cienciología, en cambio, nada tiene que ver con su piel tersa. "En la cara sí que se le notan un poco más los años", apunta Pairés. Y eso que el segundo actor más rico del mundo, según 'Forbes', que cifró su patrimonio en 570 millones de dólares en 2020, no ha hecho ningún pacto con el diablo; no, lo suyo se llama inyecciones de bótox y de ácido hialurónico, a las que recurre desde hace una década. Fue muy comentada su cara en los BAFTA de 2016, porque llegó a la 'red carpet' sin que le bajara la hinchazón causada por las agujas, y tenía los ojos achinados y la piel tan tirante que brillaba. 

Sin embargo los músculos de su 1,70 de estatura y 68 kilos de peso son obra de años de trabajo en el gimnasio y de una dieta estricta y equilibrada, lo que le ha permitido seguir en el 'top' de actores mejor pagados y más influyentes de Hollywood, y a los que no les ofrecen papeles de padre del protagonista. 

15 porciones y 1 chef

En lugar de las clásicas tres comidas al día, 'El último samurái' sigue una dieta de 15 'snacks' que incluyen arándanos y nueces y frutos secos orgánicos. Su dieta consiste en no excederse de las 1.200 calorías, con muy pocos hidratos de carbono que le prepara su chef personal que lo acompaña a todas partes, también en el set de rodaje. Está prohibido el azúcar, pero no el sashimi o los rigatoni en pequeñas cantidades. "Eso no quiere decir que no tome fruta ni verdura, que también son hidratos de carbono", señala Pairés, que explica que para tener esos músculos necesita "un alto nivel de proteínas para generar masa muscular y para que el entrenamiento de fuerza tenga sus beneficios". "Su cuerpo es un cómputo de todo", resume el experto en fitness.

Por eso, Cruise no solo sigue siendo actor principal, sino que es famoso por sus ‘stunts’ (acrobacias). Él mismo lo exige por contrato: de las escenas de acción se encarga él, ningún doble. No solo quiere hacer de héroe de acción, sino que trata de serlo de verdad. Aunque tenga que saltar entre dos edificios, hacer equilibrios sobre el ala de un avión en pleno despegue o piruetas mortales sobre una moto de gran cilindrada. Le agrega suspense a sus ya de por sí emocionantes películas.

"Para hacer escenas de riesgo has de tener unas condiciones físicas determinadas", recalca Pairés.

Rodajes extremos

En la nueva 'Top Gun' la implicación de Cruise detrás de las cámaras ha vuelto a ser máxima. "No estaba preparado para hacer una secuela hasta que tuviéramos una historia que mereciera la pena contar y hasta que la tecnología hubiera evolucionado de modo que pudiéramos profundizar en la experiencia de un piloto de caza", ha explicado el actor, que en este tiempo se ha convertido también en un piloto de verdad y ha diseñado un plan de entrenamiento de tres meses que él y el resto del elenco han practicado para filmar los vuelos acrobáticos y de combate de los F-18.

No es la primera vez que lo da todo. En la tercera 'Misión Imposible: Protocolo fantasma', por ejemplo, su personaje, Ethan Hunt, trepa por el Burj Khalifa (con 828 metros de altura, es el edificio más alto del mundo). Como Cruise quería escalar el exterior del rascacielos de Dubái pero el seguro de la producción no se lo permitía, contrató él mismo a otra compañía. En dos ensayos se había rodado la escena. 

Sin embargo, en la sexta entrega de la saga, sufrió un aparatoso accidente en el que se fracturó un tobillo al saltar entre dos azoteas separadas por una distancia de casi 10 metros. Pero acabó la escena, tal como captaron las cámaras desde tres ángulos. No será el mejor actor de la historia -aunque atesora tres Globo de Oro, no tiene ningún Oscar-, ni el más alto, pero es el más jabato.

Mientras no tenga más lesiones, enfermedades o dolencias hay Cruise para rato. De momento, la séptima y octava entrega de ‘Misión imposible’ están previstas para el verano de 2023 y 2024, respectivamente. 

Compartir el artículo

stats