El verdadero estado de salud de Ángel Llácer

Tras varios largos ingresos y un paso por la UCI, así se encuentra

Así se encuentra Ángel Llácer tras varios ingresos prolongados y un paso por la UCI.

Así se encuentra Ángel Llácer tras varios ingresos prolongados y un paso por la UCI. / Archivo

I. R. / P. O.

Desde luego que para Àngel Llàcer 2024 no ha sido su mejor año. Tras un largo ingreso hospitalario donde ha pasado incluso por la UCI a consecuencia de una bacteria que contrajo en Vietnam, el exasesor de Operación Triunfo ha estado al borde de la muerte: "He estado muy, muy jodido", reconoció en su momento tras admitir que lo que iba a ser un viaje de ensueño "casi me cuesta la vida".

Una de las últimas que ha hablado con el profesional para conocer su estado de primera mano ha sido su compañera de "Tu cara me suena", Lolita. La hija de la faraona cuenta que "hablamos bastante por teléfono y pronto lo veré en Barcelona". A su vez, explica que "está animado y todos esperamos que reaparezca en el programa, aunque a lo mejor hasta el año que viene no puede ser", reconoce.

El reconocido profesor de Operación Triunfo ha hablado sobre lo sucedido y ha confesado que "ha sido horroroso".

Los médicos no sabían qué le pasaba

Al principio, los médicos ni siquiera sabían qué le ocurría a Ángel Llácer. El actor pasó unos días en Vietnam, donde sufrió una intoxicación y tuvo que acudir a un hospital. En el país asiático, "lo médicos me curaron y me pusieron antibiótico durante cinco días -ha relatado el catalán-, pero parece que la bacteria se me quedó dentro".

Y ahí estuvo hasta que un buen día, ya de vuelta en España y con su vida totalmente retomada, Ángel Llácer no pudo soportar más el dolor y se vio obligado a acudir de nuevo a un hospital. Según cuenta él mismo, se empezó a encontrar mal justo después de subirse al escenario para representar una de las funciones teatrales de 'The Producers', el musical en el que trabajaba cuando todo sucedió.

Pero el dolor no remitía, así que nada más acabar la función, Ángel Llácer se fue directo a urgencias. El actor se quedó ingresado y comenzó un rosario de pruebas médicas para determinar qué le ocurría. "He pasado unos días fatal, con mucho dolor de barriga, con sangre en las heces y cada vez con más fiebre -describe-. Ha sido horroroso".

Finalmente, los facultativos averiguaron qué le ocurría, aunque "al principio no sabían qué tenía y estaban muy preocupados", confiesa. Al parecer, durante su viaje a Tailandia y Vietnam y en la intoxicación que allí sufrió cogió una extraña bacteria llamada Shigella.

Su estado era tal que Ángel Llácer tuvo que renunciar a Tu cara me suena, donde fue sustituido por Silvia Abril -Santiago Segura lo sustituirá ahora hasta que él pueda regresar al programa-, ya que su salud le impedía cumplir con sus compromisos profesionales. "Parece que la bacteria estaba tranquila hasta que lo dejó de estar" y comenzó a darle guerra. Su estado de salud ha preocupado a sus compañeros porque nadie parecía saber qué le ocurría al actor.

Y es que aunque llegó a ser dado de alta del hospital madrileño en el que permaneció 10 días ingresado, el actor y productor teatral tuvo que volver a quedar internado en otro centro sanitario de Barcelona, donde llegó a estar varios días en la UCI y a ser sometido a varias intervenciones quirúrgicas.

Según parece, la bacteria que estaba atacando a Ángel Llácer se suele reproducir en el intestino, aunque puede moverse a cualquier lugar del cuerpo humano, provocando una gran infección. El actor ha confesado durante una entrevista con la radio catalana que ha estado "muy jodido" y que incluso "podía haber muerto", aunque finalmente el fortísimo tratamiento antibiótico al que fue sometido y las operaciones quirúrgicas dieron resultado y ha podido salvar la vida.

Ahora, Ángel Llácer necesita reposo y tiempo para recuperarse por completo de una dolencia casi desconocida y que lo ha tenido en jaque durante semanas, tanto a él como a los médicos que lo atendían. Ante él se vislumbra una larga convalecencia que se centrará en recuperar su movilidad y en conseguir las fuerzas suficientes para acabar de vencer por completo a la bacteria que lo ha apartado de los escenarios y los focos y que perfectamente le podía haber llegado a costar incluso la vida.