Más de medio centenar de antiguas alumnas del colegio de Nuestra Señora de la Consolación volvieron ayer a reunirse, después de pasados 25 años desde que acabaron sus estudios en este centro educativo de Vila-real.

Las bodas de plata de la promoción 1977-78 sirvieron para reencontrar amigas y recuerdos. Tras la oportuna recepción, las antiguas alumnas asistieron a una misa y tuvieron un emotivo recuerdo para sus maestros y maestras. Posteriormente, siguieron la fiesta con una cena en un conocido restaurante de la ciudad.