Ayer terminaron los actos con que se recuerda a nuestro más ilustre hijo, el guitarrista Francisco Tárrega.

Al concurso de jóvenes intérpretes, idea feliz para dar ocasión a nuevos valores, se ha sumado días atrás la donación que Jordi Codina ha hecho de varias partituras de nuestro genial paisano. También está la ofrenda de corona de laurel a la casa natalicia y al busto de la Plaza Bayarri.

Pero, aquellos que guardamos memoria, de aquello que sale del palacio municipal o de las manifestaciones de los concejales, esperábamos el anuncio oficial de que se había constituido la Fundación Tárrega para formar nuevos guitarristas.

Hace un año, el entonces titular de la concejalía de Cultura, anunció que se estaba trabajando para crearla, pero hoy es día en que no se ha dicho absolutamente nada. Entonces se nos recordó que ya hubo contactos con al Generalitat Valenciana así como con la Fundación Chapí. ¿Ha habido cambio de criterio? ¿Se ha abandonado la idea? ¿Fue un farol que se lanzó sin fundamento?. No lo sabe nadie. El más espeso silencio se cierne sobre el tema y algo que podía ser vital parece que queda en el olvido.