Vila-real Los vecinos de los masets del Camí Cuquello de Vila-real se reunieron ayer al mediodía para disfrutar de calderas que, como cada verano, se reparten entre los residentes de la zona en las fiestas de agosto. El calor no impidió la celebración de esta comida de hermandad. V. O.