Un joven de 30 años, José Luis Granell, se vio obligado a regresar ayer a su piso de la calle Catalunya, que se incendió el pasado 24 de diciembre, sin que, según afirma, su compañía de seguros se haya hecho cargo del arreglo de la vivienda. "La aseguradora manifiesta que el retraso es por culpa del périto, pero yo a quien reclamo una solución es a la compañía, que es con quien he contratado mi póliza", añade.

La realidad es que, después de algo más de un mes hospedado en el hotel Vila-real Palace, ha pasado la primera noche en su casa, junto a su mujer, Gema, y su hijo de nueve meses, porque el seguro no se hace cargo de su estancia en el hotel. "He tenido que pagar una factura de 3.028 euros y la compañía dice que sólo me abonará 2.000 euros, cuando mi vivienda sigue estando igual que cuando se quemó", explica.

José Luis Granell opina que su aseguradora le está "dando largas" y que ello podría repercutir en la salud de su familia, especialmente de su hijo de nueve meses.