La AAVV Carinyena, una de las entidades vecinales que ha tenido en los últimos tiempos más enfrentamientos con el equipo de gobierno, atraviesa en estos momentos una crisis en el seno de su junta directiva, hasta el punto de que sus integrantes quieren pasar el testigo en las labores de dirección de la asociación.

Su presidente, Juan Antonio Navarro, explicó que se ha llegado a esta situación "por una serie de cuestiones que han desanimado a la directiva". "Ya se han producido dos bajas en la junta y los ánimos están muy bajos, por lo que ahora se trabaja a ralentí", añadió.

"Estamos muy desilusionados por las respuestas que desde el Ayuntamiento se dan a nuestras peticiones, incluso se pidió un informe de qué propuestas aportadas por las asociaciones se aceptaron para los presupuestos del 2005 y se nos contesta de una manera insuficiente o, simplemente, no se nos responde de ninguna manera", aseguró Navarro.

De hecho, el presidente de la AAVV Carinyena ha anunciado que no asistirá ningún representante de la asociación al próximo Consell de Participació Ciutadana, que está previsto celebrarse la próxima semana, mientras que días después tendrá lugar una asamblea para decidir el futuro de la junta directiva y de la entidad vecinas.

Por contra, todavía queda alguna posibilidad para que los actuales integrantes de la dirección de la entidad siguieran en sus puestos aunque, según aseguró Navarro, han de darse dos condicionantes. "Por un lado, que se relance la Federación Local de Asociaciones de Vecinos y, por otro, que se cree la oficina del Defensor del Ciudadano", afirmó. Todo ello con la intención de que la federación trabajara en conjunto con todas las asociaciones de vecinos y que éstas tuvieran el apoyo del Defensor del Ciudadano.