El Ayuntamiento de Vila-real destina este año algo más de 130.000 euros a colaborar con organizaciones no gubernamentales en el desarrollo de 14 proyectos y actividades.

Las mayores ayudas corresponden a programas de construcción de viviendas en Honduras, Afganistán e India.

También reciben aportaciones los talleres ocupacionales en Perú y Mozambique, se enviarán equipos médicos para un centro asistencial en Djibouti. Otras ayudas servirán para mejorar la producción frutícola en Kenia y construir un criadero de corderos en Burkina Faso, que cuenta con el respaldo de Manos Unidas, Fundación Vicente Ferrer, Médicos Mundi, Proyecto África o Amigos del Perú.

En concepto de ayudas al tercer mundo, el Ayuntamiento colabora con programas de ONG como Smara, Unicef, Acsur-Las Segovias o Global Humanitaria.

La edil de Servicios Sociales, Teresa Andrés, destacó que para conceder las ayudas se valora el proyecto, su viabilidad y la participación de la población destinataria.