El martes pasado salió de su capilla barroca del convento de las Dominicas el Cristo del Hospital. Son contadas las veces que la imagen ha salido de su capilla para hacer acto de presencia en algún evento.

En la tradición se cuentan solo nueve salidas. La primera, en 1732, y el motivo, las obras de mejora de la capilla. Cuando se declaró la guerra a Francia en 1808, la imagen fue procesionada en una rogativa sobre el caso. En 1834 estuvo en otra rogativa para acabar con el cólera y la guerra.

De estas tres citas se pasa al año 1913, cuando el Cristo salió por las fiestas constantinianas. La siguiente salida es en 1940, para una misión popular, a la que siguió otra en 1965, para presidir en la Arciprestal un triduo por el buen fin del concilio ecuménico.

Y pasamos a 1974, en el que participó en el séptimo centenario de la fundación de la ciudad. Y las dos últimas han sido en 1992, centenario de Sant Pasqual; y 2001, en el pregón de Semana Santa.