La autoridad local anda estos días ilusionada con la próxima puesta en servicio del llamado carril bici, que discurrirá paralelo al cajero de la Acequia Mayor. Algunas de las declaraciones que se han hecho al respecto transmitían tanta alegría como si aquello fuera el no va más de todas las moderneces posibles a nivel local.

Parece que los responsables del Ayuntamiento ignoran que, sin que hayan sido oficialmente declarados, existe una serie de carriles bici que van totalmente por libre y que atentan contra los peatones que ingenuamente creen que las aceras son feudo del peatón y no del ciclista.

Y todo ello sin que a nadie se le pregunte o se le llame la atención por circular por donde no debe y que, en las aceras, ciclistas y también algún motociclista, avasallan con quien se ponga por delante.

Y uno piensa si, inaugurado el carril bici oficial, no ocurrirá otro tanto porque el cajero de la acequia, en algunos sitios, apenas si pasa una persona.

Vivir para ver quién se equivoca o quién lleva la razón.