Durante la Semana Santa la tertulia del café matutino ha tenido como tema los ayunos y abstinencias que en este tiempo manda la Iglesia católica. Algunos de los contertulios se han puesto como fieras por este tema y, alegando una ignorancia demasiado grande, han dicho que es la única religión que tiene estas prohibiciones o recomendaciones sobre la alimentación.

La verdad es que todas las religiones tienen preceptos similares. Así, los judíos tienen como norma que todos los alimentos tienen que ser lo que ellos llaman koscher y prohibe otras cosas como comer pescados que no tengan aletas ni escamas, como el rape o el marisco. Y también con el ganado tiene sus normas, si son de pezuña hundida o no, y se abstienen de comer cerdo, caballo, conejo, liebre y anguila, entre otros muchos alimentos.

Y en referencia a las religiones orientales, el tema es desconcertante. Y hasta los pintorescos Krinhas tienen prohibido el vinagre. O sea que parece que los mejor librados en esto somos los católicos.