Tanto los responsables municipales como la Policía Local apuestan por llevar a cabo actuaciones futuras encaminadas a ampliar las aceras y los espacios destinados a los peatones, aunque ello suponga eliminar un buen número de plazas para el estacionamiento de vehículos que, ya en la actualidad, resultan insuficientes, a juzgar por la imagen que presentan, especialmente por las noches, numerosas calles, en las que decenas de coches están aparcados encima de las aceras.

"Somos conscientes de que se restarán plazas de estacionamiento, pero también está claro que los ciudadanos ganarán en calidad de vida, lo que también es muy importante", señala el concejal de Fomento de Vila-real, Ramón Tomás. El edil recuerda que otra de las próximas intervenciones afectará a las calles del entorno del colegio público Pintor Gimeno Barón. En este caso, se prevé la renovación y ampliación de las aceras y la colocación de arbolado "allí donde se pueda".