El nuevo edificio de la biblioteca tendrá espacio para 275 puestos de lectura y podrá albergar hasta 75.000 libros.

En cuanto a las características técnicas, se trata de una edificación de dos plantas que, al no contar con divisiones de tabiquería, ofrece espacios diáfanos. Por lo tanto, se caracteriza por su transparencia interior, una sensación que se refuerza con el empleo de estructuras metálicas en los soportes, que los hace más livianos a la vista. Otra de las peculiaridades del nuevo edificio, junto a la funcionalidad del espacio, es el hecho de que se base en un modelo de gran eficacia energética en el que ha primado la sostenibilidad medioambiental.