El portavoz adjunto del grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Vila-real, Javier Serralvo, salió ayer al paso de las manifestaciones efectuadas por el portavoz del PP y concejal de Hacienda, Ignasi Clausell, quien calificó de “farsa” el pleno extraordinario convocado a petición del PSPV-PSOE para abordar diferentes aspectos relacionados con la financiación municipal.

A este respecto, Serralvo dijo “no entender la actitud de los populares que, incluso, votaron en contra del punto en el que se pretendía reclamar al Gobierno central un nuevo modelo para financiar a los ayuntamientos” que, en la actualidad, asumen competencias que corresponden a otras administraciones, como son la autonómica y la estatal.

Para los socialistas, la generalitat “debe” a Vila-real unos 35 millones de euros, “que si se hubieran pagado cuando correspondía no hubiera sido necesario contratar un préstamo de 20 millones para realizar diversas obras”.

Una cantidad esta que, según explica Serralvo, surge de sumar las aportaciones que debería haber realizado el Consell a un Fondo de Cooperación Municipal que sigue sin crearse, pese a que se quiso impulsar en octubre del 2009. “En concreto, el Gobierno autonómico se comprometió a aportar 70 euros por habitante y año y en el Estatut de 1999 ya se habla de este fondo, por lo que la cifra final que tendría que haber llegado a Vila-real en los últimos 10 años es de 35 millones”.

Asimismo, el edil socialista lamentó que el PP votara en contra “de que los ayuntamientos participen en los tributos autonómicos porque, de lo contrario, el dinero se va todo a Valencia”. H