Lo que al principio era una bonita nueva zona verde para crear sombras y dar oxígeno, ahora es una gran invasión. El raval Sant Pasqual de Vila-real se ha convertido en un auténtico bosque, en el que los ejemplares entran en las casas por los balcones. Y es que el inesperado crecimiento vegetal en apenas dos años ha transformado la imagen de esta calle por completo.

Por ello, el Ayuntamiento, en concreto, el área de Servicios está estudian,do la manera de efectuar una poda para moldear los árboles sin eliminarlos. Tal y como detalla el concejal responsable del área, Ramón Tomás, “el crecimiento ha sido desmesurado por las lluvias y el riego por goteo. Por ello, los técnicos están ideando la manera de respetar el arbolado, eliminando las molestas ramas y también las hojas sobrantes”.

Para Tomás, “son bonitos ejemplares de carrasca y hay que actuar con cuidado para dejar una copa con buena forma”.

OPINIÓN VECINAL // El concejal admite que ha habido “algunas protestas vecinales por la frondosidad que molesta en las viviendas”. Rosario Bonet es una de las residentes en la calle y relata que en cuestión de dos años han crecido tanto que cuando abro el balcón las ramas se meten dentro”.

Otra de las zonas donde se está notando esta problemática es la del Carmen, donde también se aplicará una medida similar a la del raval Sant Pasqual.

Por último, Tomás recuerda que “estos árboles son de un gran valor y se ha de procurar mantenerlos, pero eso sí, intentando causar las menores molestias posibles a los vecinos”. H