La policía de Vila-real tuvo un año muy movido en el 2009, sobre todo en una cuestión muy relacionada con la situación económica: los desahucios. Y es que en las operaciones de colaboración con la autoridad judicial en este tipo de cuestiones los agentes efectuaron 370 servicios, lo que supone casi el triple que el año anterior, en el que se hicieron 124. Estos datos los dio a conocer ayer la policía aprovechando la presentación de la memoria de las actividades del cuerpo en la provincia en el 2009 por parte del conseller de Gobernación, Serafín Castellano.

Por otra parte, otra de las tareas que han centrado los esfuerzos a nivel local han sido los controles a vehículos, ya que de 208 en el 2008, se pasó a los 324 el año pasado, lo que supone un 50% más.

La otra cara son las retiradas de coches con y sin depósito, que se han reducido de manera considerable. En el primer caso, la bajada se sitúa en el 38%, mientras que en el segundo cae un 71%.

En cuanto a la provincia, de las 243.502 actuaciones en la Comunitat, un 8,6% fueron en Castellón y de las acciones, un 13% se dedicaron a los bous per la vila, un 6% más que en el resto de la Comunitat. El conseller destacó el “esfuerzo en seguridad de los 32 cuerpos castellonenses, como lo muestra la cifra de efectivos, que llega a 1.252”. Además, “hay 2,08 agentes por cada 1.000 vecinos, más que la media nacional”. H