El alcalde de Vila-real ha abierto las puertas a la posibilidad de implantar estudios superiores en materia deportiva en la ciudad, aprovechando que esta contará, en solo unos meses, con el centro de tecnificación deportiva que, en la actualidad, construye la Conselleria de Educación.

Así lo puso de manifiesto ayer el primer edil vila-realense, al afirmar que desde el equipo de gobierno se apuesta por “vincular estas instalaciones a estudios relacionados con el deporte”. Algo para lo que asegura que se está en negociaciones en estos momentos, aunque no quiso desvelar más detalles de las mismas.

A este respecto, cabe recordar que el PSPV-PSOE presentó una propuesta al pleno de la corporación, encaminada a solicitar una extensión de la Universitat Jaume I para ofrecer los estudios de INEF, mediante la creación de una nueva Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, de la que ahora carece la universidad castellonense.

Y es que, además, en estos momentos se trabaja en el paquete de modalidades deportivas que se podrán enseñar y practicar en el futuro centro de élite --que se prevé abrir en marzo o abril del 2011--, “que tiene que designar el Consejo Superior del Deporte”.

ENCUENTROS // En todo caso, Rubert ha anunciado que el próximo miércoles mantendrá una primera reunión política, a la que seguirán otros encuentros de carácter técnico, con representantes de las conselleries de Cultura y Deporte y de Educación --esta última es la que acomete la construcción de la infraestructura, en el marco del plan CreaEscola--, con el objetivo de poner en común los primeros planteamientos para la próxima puesta en marcha de la misma.

En este sentido, el alcalde de Vila-real asevera que, “pese a que la oposición ya ha iniciado la campaña para decir que este será un centro elitista, lo cierto es que será para el uso de los ciudadanos y de los clubs del municipio”.

Además, señala la intención del Ayuntamiento de asumir “la máxima gestión posible” de esta instalación, a la vez que apuesta por que el pabellón, con una capacidad para 4.500 personas, también pueda destinarse a la celebración de otros eventos distintos a los puramente deportivos.

Por otra parte, considera que se le podría dar un mayor uso a la residencia de estudiantes, abriéndose esta a la utilización “de otros colectivos de la ciudad en aquellos periodos del año en los que no esté ocupado para realizar jornadas o encuentros”. H