El posible acuerdo entre el equipo de gobierno cuatripartito y el grupo popular en el Ayuntamiento de Vila-real, al respecto de la asignación de secretarios técnicos --figura que sustituirá a los anteriores asesores-- a cada partido, sigue siendo el principal punto de desacuerdo, si bien desde ambos lados se asegura de manera reiterada que “hay voluntad para llegar a un entente”.

Y es que los populares consideran que, por la cantidad de ediles logrados en las pasadas elecciones municipales --con 12 concejales son el grupo más numeroso del consistorio--, les corresponde contar con dos personas de confianza. “El PP pide este número, que es el mismo con el que el PSOE contaba al principio de la pasada legislatura pese a tener ocho concejales, cuatro menos de los que dispone nuestro partido ahora”, asevera el portavoz de los populares, Héctor Folgado.

Frente a esta propuesta, el equipo de gobierno cuatripartito defiende que los grupos políticos dispongan de un secretario técnico, aunque fuentes del mismo aseguran a Mediterráneo que se estudia la reclamación del PP y que podría aceptarse la misma, con la finalidad de llegar a un acuerdo que pudiera rubricarse el próximo lunes. El objetivo no es otro que el de aprobar, con la unanimidad del consistorio, el nuevo organigrama local. H