La puesta en marcha de la nueva jefatura de la Policía Local de Vila-real está prevista “para después de las próximas fiestas de la Mare de Déu de Gràcia, entre finales de septiembre y principios de octubre”. Así lo pronosticó el intendente general del cuerpo, José Ramón Nieto, después de haberse entrevistado por este asunto con el nuevo concejal de Seguridad Ciudadana, Javier Serralvo, quien confirmó las fechas “porque consideramos que así, después de fiestas, no se interferirá en la atención que los agentes tienen que presentar a la ciudadanía durante las fiestas patronales”.

“Han comunicado que solo faltan por terminar algunas actuaciones referentes a las conexiones eléctricas y las comunicaciones de fibra óptica que permitirán incorporar las últimas tecnologías, pero confiamos en que el traslado de los agentes se haga después del verano”, explicó Nieto.

La nueva instalación, construida en el antiguo cuartel de la Guardia Civil, permanece todavía cerrada pese a que la inauguración tuvo lugar hace casi tres meses, el 28 de marzo de este año. Las obras tuvieron un plazo de ejecución de unos 15 meses y supusieron una inversión total de 2,5 millones de euros.

El inmueble cuenta con una superficie de 2.697,47 m2 repartidos entre sótano, planta baja y primer piso, lo que supone un incremento de 720 m2 respecto a la edificación anterior, que no contaba con espacio subterráneo.

Entre las características de las nuevas dependencias de la Policía Local destaca el hecho de que contará con la primera galería de tiro subterránea de la provincia de Castellón y una de las mejores de la Comunitat, que se ubicará en el sótano. El espacio estará dotado con la tecnología más avanzada y dispondrá de cuatro líneas de tiradores. Asimismo, estará capacitada para poder utilizarse tanto de día como de noche, ya que el sistema de insonorización evitará cualquier tipo de molestia al vecindario de la zona.

Además, la jefatura tendrá una sala de control desde la que se coordinará el tráfico rodado en la ciudad, a la vez que se mantendrá la vigilancia de las diferentes dependencias municipales, tanto por lo que respecta a la posible entrada de personal no autorizado en las mismas como en el caso de ocurrir incidencias. Precisamente, la sala 092, que es el nombre que tomará, es una de las más valoradas por los policías y se utilizará en el supuesto de incidentes de gravedad en el municipio.