El alcalde de Vila-real, José Benlloch, y los ediles Pascual Batalla y Alberto Ibáñez han estrechado relaciones con la Iglesia y se han reunido con el arcipreste, Juan Ángel Tapiador.