Alrededor de 200 escolares de Vila-real iniciaron ayer la 27ª edición de la Escola Esportiva d’Estiu. En total, el Servei Municipal d’Esports (SME) ofertará este año 600 plazas para que los más pequeños puedan disfrutar de actividades deportivas como piragüismo, pilota, senderismo o incluso iniciación a la vela, entre otras actividades. Para poder atender la demanda y organizar las campañas, el SME pone en marcha tres programas en función de la edad: Iniciación, para los nacidos entre el 2003 y el 2005; Descubrimiento, para los nacidos entre 1999 y el 2002; y Aventura, dirigida al grupo de los más mayores, nacidos entre 1995 y 1998. Tanto en Iniciación como en Descubrimiento se organizan tres turnos, el primero de los cuales comenzó ayer en el pabellón Bancaixa, con la asistencia del alcalde, José Benlloch, y la concejala de Deportes, Silvia Gómez.

“El deporte es uno de los ejes prioritarios” de la acción del cuatripartito, aseveró Benlloch. Y puntualizó que el nuevo ejecutivo “no ha dudado a la hora de atender la organización de una nueva edición de la campaña, aunque el presupuesto municipal está casi agotado, por la gestión del anterior equipo de gobierno”. El primer edil afirmó que, pese a las dificultades, se ha contratado a seis monitores más, “para ofrecer con garantías el servicio”.