El alcalde de Vila-real, José Benlloch, ha hecho pública su apuesta por que la futura sede de la Policía Nacional se construya en un solar existente junto al Palau de Justícia, “siempre que al Ministerio del Interior le interesen estos terrenos”. Para Benlloch el solar en cuestión está “muy bien conectado”, y se buscará una permuta con el propietario.