El Madrigal ha disfrutado de partidos inolvidables. Semifinales de Champions, de Europa League, machadas ante los grandes, ascensos de categoría... El de hoy no es un encuentro que tenga el brillo de todos ellos, pero quizá es el más importante de todos.

Es cierto que, pase lo que pase, quedarán 19 jornadas por delante, pero el Villarreal es el penúltimo peor equipo de la categoría, mirando la clasificación, y se enfrenta al antepenúltimo. Si los puntos se quedan en casa, los de Molina saldrán de la zona roja, pues empatarían a puntos con el Granada, con la diferencia de goles a favor. En caso de derrota, el 17º que marca la salvación quedaría a tres puntos antes de recibir al Barça y viajar a Sevilla...

Para este encuentro a vida o muerte, el nuevo técnico amarillo se ha olvidado de Zapata, que ni siquiera ha entrado en la lista y de Nilmar, que “tiene la cabeza en todo lo que está pasando en Brasil”, pero contará con la inestimable colaboración de la grada, que no juega, pero ayuda. El Villarreal ha movilizado a su afición, regalando 4.000 entradas a los socios con la intención de llenar el estadio y que el equipo encuentre el apoyo necesario para ganar.

Todo apunta a que el máximo goleador del filial, Joselu, entrará en el once tras la ausencia de Nil-mar, aunque la referencia ofensiva volverá a ser Marco Ruben, que regresa tras superar la sanción que le impidió jugar en el Calderón y las molestias que no le permitieron trabajar con normalidad la pasada semana.

musacchio, de vuelta // La no convocatoria de Zapata hace pensar también que Musacchio estará de vuelta en el once, acompañando en la zaga a Ángel, Gonzalo y Joan Oriol. El centro del campo lo ocuparían Cani, Marcos Senna, Bruno y Borja Valero.

Recordar que al margen de los no convocados Cristian Zapata y Nilmar, Molina no contará para la cita con Giuseppe Rossi y Catalá, por lesión, y Gerard Bordas y Wakaso, por decisión técnica.

Por su parte, el Sporting llega al Madrigal (21.00 horas), con la intención de aprovecharse del mal momento que pasan los amarillos. Preciado recupera para el choque a dos piezas fundamentales en defensa como son Lora y Botía, pero mantiene la incertidumbre de sus planes. El técnico realizó a lo largo de la semana numerosas pruebas que afectan especialmente a la defensa y el centro del campo con varios jugadores jugándose su presencia en el equipo inicial, que parece va a sufrir algunas modificaciones con respecto al que se impuso la pasada jornada al Málaga.

La vuelta de Lora y Botía parece segura así como la presencia de Canella en el lateral zurdo, pero Gálvez y Gregory se juegan el otro puesto de central. Similares dudas se mantienen en el centro del campo, ya que si Preciado apuesta por la contención el examarillo Eguren tendrá un puesto seguro, mientras que si lo hace más por la creación el titular será Rivera. Junto a uno de ellos actuará con seguridad Nacho Cases.