El Ayuntamiento de Vila-real aprobó el nombramiento de la reina de la fiestas, Paula Puig, y su corte honor sin la unanimidad de los grupos políticos. Iniciativa y Esquerra Unida se abstuvieron en la votación rompiendo así una tradición en el consistorio de la ciudad.

El portavoz de EU, Alejandro Moreno, argumentó su posición asegurando “que la mujer tiene derecho a participar de los festejos con igualdad sin ser un objeto que exhibir”. Por su parte el edil de Iniciativa, Alberto Ibáñez, añadió que, aunque ha tenido una hermana festera, está “totalmente de acuerdo con el concejal de EU”. No obstante, ambos felicitaron a las nuevas representantes y dijeron que estarán a su lado en las fiestas.