La afición del Submarino tiene hoy una cita ineludible en la puerta 0 del estadio del Madrigal. Allí estará Marcos Senna, al que el club amarillo ha decidido brindar un merecidísimo homenaje por sus diez años consecutivos de compromiso con el Villarreal. Lejos de convertirse en una despedida para el hispano-brasileño, la entidad vila-realense espera que los incondicionales que hoy acudan al Madrigal expresen a Marcos Senna su deseo de que siga vistiendo la elástica amarilla en el reto de devolver al equipo a Primera División a partir de la próxima campaña.

“Hay que apretarle para que se quede. Tenemos que apretarle entre todos”, decía ayer el presidente del Villarreal, Fernando Roig, uno más de los convencidos de que Senna puede ser el hombre idóneo que lidere la operación retorno. “Quiero que se quede”, admitía ayer sin tapujos Roig. El club está más que satisfecho por el rendimiento del centrocampista en esta recta final de la temporada y ahora la pelota parece estar en el tejado del veterano futbolista, que el próximo mes de junio cumplirá 36 años.

Desde que llegara en verano del 2002 a la Plana Baixa procedente del semidesconocido Sao Caetano brasileño, Marcos Senna (Río de Janeiro, 17-06-1976) lo ha dado todo por el Villarreal. Lejos quedan dos lesiones de ligamentos, una sanción por dopaje y muchos éxitos tanto a nivel individual como colectivo con el Submarino y la selección española.

Coincidiendo con que cumple una década como futbolista del club, el Villarreal rendirá hoy un sentido homenaje a su gran capitán, en un acto que comenzará a partir de las 13.00 horas en la puerta 0, ubicada en la fachada principal del Madrigal, en la calle Blasco Ibáñez. Será un acto abierto a todo el público que estará liderado por el propio presidente del club, Fernando Roig, y en el que los aficionados podrán hablar, hacerse fotos y pedirle autógrafos al probablemente mejor jugador de todos los tiempos de la historia del Submarino.