La diferencia entre la entrada por 11ª campaña seguida en competiciones continentales y la dura realidad del descenso a Segunda División ha estado en cinco minutos. Los cinco fatídicos minutos finales de los partidos que presenta un balance desfavorable de 12 puntos para el Submarino en la pasada Liga.

El equipo del Madrigal ha sido, con mucha diferencia sobre el resto de conjuntos de la máxima categoría, el que más ha pagado los despistes en los instantes finales. El Athletic, el segundo equipo de Primera más flojo en el cierre de los partidos, solo perdió seis puntos a partir del minuto 85. A nadie le cabe la menor duda de que este apartado ha sido uno de los factores decisivos para que los amarillos estén planificando ahora la próxima campaña en Segunda. Si esos últimos cinco minutos desaparecieran por arte de magia, los amarillos jugarían la próxima Europa League (7º).

Curiosamente, todo lo que ha perdido el Submarino en los cinco minutos finales lo ha ganado el que ha sido hasta el final uno de los principales rivales directos por la permanencia: el Zaragoza. Es más, los maños prácticamente han basado su sorprendente salvación sobre la campana, cuando han sumado nueve puntos clave, tres de ellos decisivos en la visita de los amarillos a la Romareda.