Medio millar de vila-realenses de ascendencia andaluza han celebrado con intensidad este fin de semana en la romería rociera que, desde hace unos años, se desarrolla en la ciudad de la mano de la Asociación Flamenca Andaluza. Los actos se iniciaron el sábado con la romería hasta el Termet, en la que participó activamente el alcalde, José Benlloch, entre otras autoridades, quien no dudó en cargar con la peana de la Virgen del Rocío. Los romeros hicieron noche en el paraje y regresaron ayer a Vila-real. RD