Jaume Costa dará el salto definitivo. Tras una pasada campaña a caballo entre el filial y el primer equipo --la llegada de Lotina le hizo fijo en el once amarillo para la recta final de Liga en Primera División--, el valenciano espera la confirmación del club para estar el próximo 9 de julio en el inicio del trabajo del Submarino y preparar el retorno a la máxima categoría. “Creo que estaré, porque está claro que en el filial no me quiero quedar”, apunta.

Para Costa, tener que volver a defender la camiseta amarilla en Segunda División no es ningún paso atrás. Al contrario. “El Villarreal es un grande, en Primera o en Segunda”, afirma el lateral izquierdo, que todavía guarda alguna secuela del golpe del inesperado descenso. “Ese palo nunca se olvida, pero a veces hay que dar un paso atrás para dar dos adelante”, dice el futbolista, convencido de que, pese a la dureza de la categoría de plata, “seguro que estaremos arriba; lo más probable es ascender. Subir será como ganar un gran título”.

La de Jaume Costa es una de las voces más autorizadas para analizar lo que le espera al Submarino a partir de mediados de agosto, con dos temporadas de experiencia, las dos últimas, en Segunda. “Es una categoría con bastante nivel, además de que las 42 jornadas se te pueden hacer eternas, una temporada larguísima”, explica. Por eso, Costa considera que los amarillos deben evitar la ansiedad “y no pensar que vas a subir en octubre”. “La experiencia demuestra que vas a perder partidos que no esperas, pero con ilusión y humildad se pueden hacer grandes cosas”, añade.

El jugador amarillo valora la respuesta de la afición tras el descenso, llegando a la cifra de casi 10.000 abonados en la primera fase de la campaña de socios, “algo vital, solo hay que ver el ejemplo del Depor en la pasada Liga”, además de dar su voto de confianza a la elección de Julio Velázquez como máximo responsable de la primera plantilla.

UN MÍSTER COMPETITIVO // “Tiene mucho carácter, las ideas claras y, pese a su juventud, lleva ya muchos años entrenando a un buen nivel”. Jaume Costa valora “la competitividad” del nuevo míster: “Solo hay que ver que cuando el filial ya estaba descendido ganamos tres partidos más gracias al carácter que nos inculcó”.