El pleno del Ayuntamiento de Vila-real ha aprobado, en sesión extraordinaria, acogerse a las nuevas condiciones marcadas por el Gobierno central para el plan de pago a proveedores al que se acogió el consistorio en el 2012 para hacer frente al abono de facturas pendientes de la anterior legislatura.

De esta forma, el ejecutivo local cuatripartito ha votado favorablemente -el PP se ha abstenido- a dejar en el 3,95% el interés marcado por el Gobierno, pese a que el concejal de Hacienda, Javier Serralvo, todavía lo considera "abusivo", por cuanto "el Euríbor está en estos momentos en el 0,15%, por lo que aún no son las mejores condiciones".

En cualquier caso, Serralvo ha explicado que la reducción del interés permitirá ahorrar 111.000 euros a las arcas municipales.

Por otra parte, el pleno también ha dado luz verde a la propuesta de la concejala de Servicios Sociales, Mònica Àlvaro, de reclamar a la Generalitat que se amplíe a los meses de junio y septiembre las becas para comerdor escolar, meses estos en los que la Conselleria de Educación no cubre ahora este tipo de ayudas a familias con dificultades.