La ciudad de Vila-real se convirtió ayer, un año más, en la capital provincial de los bombos y tambores, con la celebración de la quinta edición de la Tamborrada Provincial. El acontecimiento está organizado por la Agrupación Cultural de Bombos y Tambores de Vila-real, junto con la Junta Central de Semana Santa, y el patrocinio de la Concejalía de Turismo de Vila-real. La cita congregó a cerca de 1.000 bombos y tambores procedentes de alrededor de 25 asociaciones de la provincia de Castellón.

Entidades instrumentales, así como de cofradías y hermandades sumaron todas sus fuerzas para que los estruendosos toques de percusión resonaran en buena parte del casco urbano.

A las 19.00 horas, y una a una, las entidades participantes comenzaron el multitudinario desfile, con salida, desde la plaza de Sant Pasqual hasta llegar a la plaza Mayor. Allí el alcalde, José Benlloch, y el presidente de la Junta Central de Semana Santa, Pascual Sanz, fueron los encargados de dar inicio al certamen, en compañía de la reina y damas de las fiestas del 2014.

Procedentes de toda la provincia, las agrupaciones hicieron sonar sus instrumentos con los toques más populares de sus respectivos municipios. Esta celebración sirve de preludio de los actos de Semana Santa. Así, las cofradías locales ya están inmersas en los preparativos.

VISITANTES // La Concejalía de Turismo impulsa este acto, que persigue atraer visitas y generar economía, tal y como indica el edil del área, Emilio M. Obiol, quien asegura que actos, como este, la ciudad “sigue avanzando en el objetivo doble de ser ciudad de referencia en materia turística y primera ciudad de servicios de la provincia de Castellón”. H