Las últimas elecciones municipales dieron al PSPV-PSOE de Vila-real la mayoría absoluta, con 13 ediles, tras gobernar en coalición con otros tres partidos (Bloc, Iniciativa y EUPV) en la legislatura anterior. Pese a esa mayoría absoluta, el alcalde, José Benlloch, ha preferido seguir trabajando en coalición con Compromís. Una nueva etapa que acaba de cumplir ya los primeros 100 días.

--Con este nuevo panorama, ¿cuáles son los principales retos de Benlloch y su equipo de gobierno para la legislatura?

--La gestión municipal seguirá fundamentándose en cuatro ejes básicos. El primero, y es una prioridad, continuar gestionando la sangría de la herencia urbanística del PP. Ir arreglando este asunto, haciendo frente a las sentencias del urbanismo a coste cero de los populares, es fundamental para poder acometer otras políticas. El segundo eje pasa por reforzar las políticas sociales, las ayudas a las personas. El tercero, generar oportunidades y trabajar para que la mejora económica global llegue a las familias. Y el cuarto, continuar mejorando la calidad de vida de todos los ciudadanos, que cualquier persona de cualquier barrio de la localidad se sienta igual de vila-realense.

--¿Seguirán las empresas locales siendo prioritarias para la realización de obras?

--Para hacer a todo lo comentado con anterioridad, evidentemente que seguiremos contando con el empresariado local como un elemento que no vamos a abandonar, sino a intentar intensificar de manera que, en todo lo que la ley nos permita, se incremente ese clúster de empresas locales que trabajan para el consistorio e incorporan innovación para competir en el mercado.

--¿Cuáles son los proyectos que quiere impulsar de manera inmediata en los próximos meses?

--De inmediato o a corto plazo tenemos que intensificar la viabilidad del centro de tecnificación deportiva. Creo que la marca de Ciudad del Deporte y la Salud es fundamental y hay que empezar a trabajar en un plan estratégico y de desarrollo sobre todo porque, a principios del 2016, vamos a ser la ciudad de Europa con más campos de fútbol por habitante, con un total de 15, ya que habrán concluido las obras de construcción de la Ciutat Municipal de l’Esport y de la nueva Ciudad Deportiva del Villarreal CF, destinada al equipo del Roda. A ellos se suman instalaciones como el centro de tecnificación deportiva o el nuevo pabellón del Melilla; y, si todo va bien, el nuevo polideportivo que construiríamos con el acuerdo con el Villarreal CF. Por tanto, en esa marca de Ciudad del Deporte y la Salud es uno de los proyectos en los que vamos a invertir y a trabajar con más insistencia. Y el segundo elemento a corto plazo es dotar de viabilidad y utilidad económica al espacio que ha quedado tras el derribo de los antiguos juzgados y la creación de una nueva plaza anexa al Mercado Central, con la realización de ferias y otros eventos que darán vida a la zona, atraerán consumidores y revitalizarán el comercio local.

--El desbloqueo de la urbanización de la carretera de Onda es uno de sus retos de la legislatura. ¿Cómo pretende afrontarlo?

--Es evidentemente que la solución para generar oportunidades y ser una ciudad competitiva pasa por facilitar que una empresa se instale aquí y no en otro sitio. Y ello será imposible sin un plan de reindustrialización. Vila-real es una de las ciudades que más puestos de trabajo crea; pero lo hace, fundamentalmente, en el sector servicios, que es interesante pero en el que la capacidad de generar empleo es mucho menor que la que puede ofrecer la industria del talento, del conocimiento, de la innovación. Tenemos un sector cerámico muy competitivo y hay que trabajar mucho en el ámbito tecnológico. Para eso, es imprescindible que podamos tener suelo en condiciones. Redefinir y dar la viabilidad a esa carretera de Onda como polígono industrial es básico. Y, además, una de las infraestructuras viarias que será un importante instrumento de trabajo es la ronda suroeste, que permitirá vertebrar la ciudad y facilitará los accesos a la AP-7, la N-340 y la autovía CV-10.

--Otra de las ‘patatas calientes’ es la partida del Madrigal...

--La partida del Madrigal es un caso distinto. Evidentemente que es imprescindible acabar urbanizando este espacio en el futuro. Ha sido todo un cúmulo de despropósitos durante muchísimos años, una ineficacia en la gestión asombrosa por parte de los equipos del gobierno del PP, que lo iniciaron y que fueron incapaces de solucionar este problema. Las crisis bancarias y de las empresas constructoras que ha padecido este país hacen en estos momentos que aquello sea inviable económicamente tal y como está planteado y, por ello, el asunto tiene un difícil arreglo, porque la urbanizadora nos reclama una compensación económica que estamos discutiendo y que no estamos dispuestos a aceptar en la medida que se plantea, pero confío en llegar a algún acuerdo.

--Desde hace semanas es noticia la idea del presidente del Villarreal CF, Fernando Roig, de remodelar el Madrigal y la plaza del Llaurador ¿Cuál es su postura?

--Es un tema en el que llevo trabajando con Roig desde hace ya seis o siete meses. Es una muy buena idea y creo que saldrán tremendamente beneficiados el patrimonio municipal y los intereses de la ciudad. Necesitamos de alguna forma actualizar el convenio que tenemos con el Villarreal CF sobre la base de que el Villarreal en Primera División es una activo fundamental para el municipio como elemento de promoción. Una buena fórmula puede ser modificar ese convenio y permitir que el Villarreal CF pueda explotar de una mejor forma el estadio de El Madrigal, que es de propiedad municipal, de manera que genere beneficios para poder mantener el equipo en Primera, participando en la ilusión de todo un pueblo. Para ello, es imprescindible dignificar el espacio central de esta plaza y una buena iniciativa es convertir nuestro campo de fútbol en una gran exposición de lo que es capaz de hacer esta provincia en materia cerámica. Y a ello se une restituir un pabellón antiquísimo, con unas condiciones lamentables, por otro nuevo.

--Desde un principio, dejó patente su apuesta por poner a Vila-real dentro del mapa universitario y de la innovación. ¿Se ven ya los frutos esperados? ¿Hay proyectos empresariales de futuro?

--Los hay. Y este es un elemento fundamental, que me transmite mucha ilusión y esperanza en el futuro al ver que, en solo cuatro años, ha habido ejemplos muy claros de innovación y de oportunidades que, antes, hubieran sido inviables e impensables. Las grandes empresas tienen capacidad de poder invertir en innovación y técnicos, pero a nosotros nos interesaba lo que desde el Ayuntamiento es nuestra prioridad y nuestra misión, que es ayudar al pequeñito, al humilde, a la pyme, para que pueda convertirse en grande y generar más puestos de trabajo aquí. H