La llegada del covid-19 marcó el desarrollo de las acciones surgidas de los presupuestos participativos para incluirlas en las cuentas del actual ejercicio por lo que, cara al 2021, desde el Consell de Participació Ciutadana consideran que la acción prioritaria deberá ser dar solución a los problemas de inundaciones que se producen en las avenidas Francesc Tàrrega y França durante los episodios de precipitaciones intensas.

Así lo señaló este jueves el vicepresidente del ente, Joaquín Bartoll, quien cifró en un 67% el grado de ejecución de las 20 propuestas y sugerencias que se acordaron en el proceso participativo del año pasado y que, de no haber llegado la crisis sanitaria, deberían haberse completado durante el 2020. «Se han realizado muchas cosas sencillas, que no requerían de una gran inversión», detalló Bartoll, aunque otras, continuó, «al requerir de construcción y con las empresas paradas durante un tiempo, no se han podido acometer».

La edila del área, Miriam Caravaca, insistió en la presentación del modelo de presupuestos participativos que seguirá Vila-real en esta ocasión: «Nos habría gustado decir que hemos podido hacer la totalidad de proyectos para este año, pero no ha sido posible, puesto que desde el 13 de marzo este equipo de gobierno ha dedicado todos los esfuerzos humanos y económicos a hacer frente a la pandemia».

La concejala aseguró que la prioridad para el próximo año será continuar con la lucha contra los efectos del covid-19, pero que los proyectos que no se han ejecutado se contemplarán para el 2021, como adelantó Mediterráneo en su edición del lunes. «La participación vecinal y la proximidad son ejes fundamentales de nuestra cultura», indicó.

En este sentido, Caravaca comentó que, «a pesar de las complicaciones, hemos podido llevar a cabo algunas de las propuestas, como la de la inserción laboral para personas con diversidad funcional o la reordenación del entorno del centro de salud de la Bòvila».

Asimismo, la edila avanzó que «en pocas semanas, verán la luz otras como la campaña de sensibilización para la recogida y limpieza de excrementos y orines de mascotas en la vía pública».