Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

FUTURO INTERCAMBIADOR DE TRANSPORTES

El derribo del muro integra a la estación de trenes en Vila-real

Renfe invierte 170.000 euros en mejorar y optimizar la zona de aparcamiento

El muro de la estación de trenes de Vila-real ya es historia, junto a los grandes árboles plantados en la zona.

El muro de la estación de trenes de Vila-real ya es historia, junto a los grandes árboles plantados en la zona.

El muro que separaba el recinto de la estación de trenes de Vila-real del casco urbano ya es historia, después de que las máquinas hayan consumado su derribo, en el marco del proyecto de mejora y optimización del párking de la terminal ferroviaria.

Unos trabajos que también han acabado con los grandes árboles que se ubicaban anexos a la pared. Una tala que ha generado críticas de usuarios y vecinos, si bien fuentes consultadas por este rotativo defienden la actuación, básicamente porque su trasplante era muy dificultoso, además de porque sus raíces generaban continuos daños en la acera y el asfalto del aparcamiento.

Las obras que ahora acomete Renfe y que tienen un presupuesto de unos 170.000 euros se prevé que tengan una duración de tres a cuatro meses. Espacio de tiempo en el que, mientras tanto, el Ayuntamiento de Vila-real realizará las gestiones necesarias para disponer de los 225.000 euros que invertirá el consistorio para completar la intervención y dar forma a un intercambiador de transportes que, como informó Mediterráneo el 25 de marzo, hará realidad el proyecto en el que trabaja la Concejalía de Territorio desde hace más de cinco años, para dotar a la ciudad de su primera estación de autobuses frente a la del tren.

En este sentido, el edil del área, Emilio Obiol, hizo hincapié en que la actuación, que en conjunto suma una inversión total próxima a los 400.000 euros, "dignificará una de las principales entradas y salidas de la ciudad, como es la terminal ferroviaria que, a diario, utilizan cientos de personas".

Autobuses

El intercambiador de transportes que el consistorio pretende tener finalizado para final de año estará abierto a la operatividad no solo del autobús urbano gratuito, el groguet --que en estos momentos ultima el proceso de adjudicación--, sino también al del resto de líneas que conectan Vila-real con otros municipios, especialmente los del área metropolitana que incluye Castelló.

"La intervención mejorará y dignificará la ciudad y será un punto de referencia, por cuanto la estación de trenes es una puerta de entrada y de salida del municipio, es el lugar al que van las personas que apuestan por la movilidad sostenible", aseveró Obiol.

El concejal explicó que "será una estación de autobuses modesta y humilde, pero servirá para que todas las líneas puedan tenerla como punto de referencia y, además, se completará con parada para taxis y estacionamientos para bicis", detalló. Y añadió que el plan incluye habilitar una pequeña plazoleta como punto de espera y de paso para los usuarios de ambos transportes públicos, tanto el de tren como el de bus. 

Compartir el artículo

stats