Vila-real aprobará en el pleno de este martes la bonificación del 95% del impuesto sobre bienes e inmuebles (IBI) a un total de 187 establecimientos comerciales y de la hostelería, como parte del paquete de ayudas municipales anticovid para aliviar a los sectores más afectados por la actual pandemia.

La aprobación de esta primera remesa de las 350 solicitudes presentadas supondrá que el consistorio deje de ingresar 215.300 euros, un dinero que «se quedará en los bolsillos de los autónomos y pequeños empresarios», explica el concejal de Economía, Xus Madrigal, quien confía en que sea «un alivio y una inyección económica útil para quienes peor lo están pasando en este momento».

Esta bonificación del IBI para los negocios forma parte del plan de bajada de impuestos al comercio anunciado en marzo por el alcalde, José Benlloch, dentro de las acciones que desde el ámbito municipal han lanzado para evitar el cierre de establecimientos a raíz de la crisis por el covid.

«Tenemos que hacer un esfuerzo»

Aunque, inicialmente, el primer edil explicó que el porcentaje de compensación de este impuesto dependería del impacto económico que la medida tuviera en las arcas municipales, finalmente el equipo de gobierno ha decidido aplicar la bonificación máxima prevista por la ordenanza, es decir, el 95%, «considerando que en este momento tenemos que hacer un esfuerzo y estar al lado de aquellos que están viendo peligrar su negocio y su medio de vida como consecuencia de la pandemia», añade Madrigal.

"Esperamos que sea un alivio y una inyección económica útil para quienes peor lo están pasando ahora mismo"

Xus Madrigal - Concejal de Economía

Durante el periodo de presentación de solicitudes, el Ayuntamiento recibió 350 peticiones, de las que 187 han cumplido con todos los trámites y requisitos para ser aprobadas este martes en la sesión ordinaria del pleno. Las 163 restantes están ahora en proceso de subsanación de documentación o errores de tramitación, pero el edil del área confía en «poderles dar luz verde al máximo número posible en cuanto se confirme que cumplen con los requisitos».

En este sentido, Madrigal detalla que la previsión es que el alcance global de la medida económica, teniendo en cuenta el total de peticiones presentadas, ronde los 350.000 euros, unos ingresos a los que el Ayuntamiento «renuncia» porque en este momento «lo más importante es colaborar para que, con el avance de la vacunación y el progresivo control de la pandemia, la reactivación económica sea una realidad cuanto antes».

Hay que recordar que, tal y como anunció el alcalde en su momento, los únicos requisitos para poder acceder a esta bonificación del IBI eran ser propietario de un inmueble donde se ubique un comercio o negocio de hostelería y tener la actividad de alta a fecha del 1 de enero de 2021. En caso de que el empresario o autónomo no sea dueño como tal del edificio y esté alquilado, era necesario aportar el contrato de alquiler y un documento firmado que acredite el compromiso del propietario de beneficiar al comercio con esta rebaja del impuesto en cuestión.