El Ayuntamiento de Vila-real anuncia que recuperará, dentro del proceso de nueva normalidad, los plenos presenciales, tras un año de sesiones presenciales por el inicio de la pandemia y el confinamiento. La presencialidad también volverá a las comisiones informativas, las juntas de portavoces y las juntas de gobierno que pasaron a celebrarse de manera telemática con el fin de evitar posibles riesgos sanitarios. La plena ocupación, por parte de los ediles del salón de plenos, se producirá el último martes de este mes, el 25 de mayo, en una sesión ordinaria, cumpliendo los protocolos de distancia de seguridad, uso de mascarilla así como la limitación del aforo, entre otras medidas.

Para ello, el consistorio ha adaptado la bancada que ocupan los 25 miembros de la corporación, además del secretario y el interventor, de manera que los representantes municipales puedan mantener una distancia aproximada de 1,5 metros. Debido a esta reforma, la zona destinada al público ve reducido su espacio.

El alcalde, José Benlloch, remarca que «durante el último año, aunque hemos limitado las reuniones físicas, en ningún momento hemos bajado el ritmo de actividad ni de gestión municipal, ya que desde el Ayuntamiento hemos aprovechado todas las herramientas que las nuevas tecnologías permiten para trabajar».