De nuevo, las celebraciones en honor a Sant Pasqual han vuelto a estar marcadas por la crisis sanitaria del covid-19. Una situación que obligó a cancelar los festejos en su conjunto y mantener únicamente algunos que permitieran un control de aforo concreto y el cumplimiento de las medidas establecidas por las autoridades sanitarias de la Comunitat.

Y entre esos actos no faltó la tradicional misa en honor al patrón de Vila-real, en su basílica, a la que asistieron únicamente representantes de entidades sociales y religiosas, de la Junta de Festes, las reinas del periodo 2019-2022, Carmen Rubert y María Carmona, y autoridades municipales y políticas.

De esta forma, el alcalde, José Benlloch, encabezó la comitiva de la corporación municipal, junto al edil de Fiestas, Diego Vila. Y también asistió al oficio la nueva presidenta provincial del PP, Marta Barrachina, quien aprovechó la jornada para tomar contacto con los ediles populares de Vila-real.

66

Día de Sant Pasqual en Vila-real, con misa y 'Xulla' en la intimidad Erik Pradas / David García / Josep Carda

Como es habitual, el obispo de la diócesis de Segorbe-Castelló, Casimiro López Llorente, presidió la misa, en la que también participaron una veintena de sacerdotes de distintas parroquias de la ciudad, así como de otros lugares de culto.

La homilía

En su homilía en Vila-real, el obispo lamentó la falta de unidad de acción de los políticos en la lucha contra el covid. ERIK PRADES

En su homilía, López Llorente no solo hizo referencia a la devoción que profesaba el también patrón de la diócesis hacia Jesús y la propia Eucaristía, así como su amor por los más necesitados, sino que abundó en la crisis sanitaria y sus efectos: «Este es un tiempo marcado por la pandemia, que va remitiendo gracias a las vacunas y a Dios; pero no ocurre lo mismo con sus consecuencias económicas y sociales».

El obispo añadió que «todos estamos cansados, física y anímicamente, por el covid, por los contagios y las restricciones». Y aprovechó para lamentar «la falta de unión de nuestros gobernantes» en la gestión de esta situación, y criticó «el uso ideológico» que se hace de la coyuntura actual.

De estreno

La Coral Sant Jaume y Supramúsica estrenaron ayer el espacio del coro de la basílica de Vila-real. ERIK PRADES

Por su parte, la coral Sant Jaume y los músicos de Supramúsica, dirigidos por Alfredo Sanz, amenizaron la misa pontifical desde el nuevo espacio del coro que se habilitó recientemente. Una mejora que se suma a la renovación de todos los bancos del templo sampascualino y a la colocación de la nueva puerta de la entrada principal a la basílica, la que se ubica frente al jardín y la plazoleta dedicada a Sant Pasqual.

Finalizado el oficio religioso, los clérigos, liderados por el obispo; y los representantes políticos veneraron al patrón de Vila-real frente su sepulcro de la Real Capilla. Y el alcalde Benlloch aprovechó para dialogar con López Llorente y presentarle a los integrantes de las organizaciones vinculadas a movimientos religiosos.

Gastronomía

La tradicional 'Xulla' tampoco faltó en la jornada de ayer en Vila-real, aunque se celebró en la intimidad familiar. MEDITERRÁNEO

La prohibición de celebrar eventos multitudinarios obligó a renunciar a salir a la calle para vivir de lleno la Nit de la Xulla que, en esta ocasión, coincidió con la jornada del patrón. 

Con todo, en la intimidad familiar o en pequeños y controlados grupos hubo quien se aprovisionó de carne y embutidos en días anteriores --ayer las carnicerías y supermercados estaban cerrados, al ser jornada festiva en Vila-real-- para rememorar en la intimidad de sus casas y masets una cita que, desde el 2019, es Fiesta de Interés Turístico Provincial.

Los hay que prefirieron celebrar el día festivo de Sant Pasqual en Vila-real con una paella. NOÈLIA CARDA

Asimismo, hubo quien prefirió celebrar la festividad de Sant Pasqual con un comida familiar, con la tradicional paella como plato irrenunciable de esta fecha. 

Colofón a la jornada festiva

Castillo de fuegos artificiales múltiple para culminar la festividad de Sant Pasqual en Vila-real // AUTOR: DAVID GARCÍA DAVID GARCÍA

Uno de los grandes atractivos de la jornada festiva de Sant Pasqual, marcada de nuevo por las restricciones a que obliga la pandemia del coronavirus, fue el momento en el que la Pirotecnia Martí disparó tres castillos de fuegos artificiales de forma simultánea y desde tres emplazamientos distintos. En concreto, las carcasas y cohetes se lanzaron a las 22.00 horas desde la calle Pascual Font de Mora, junto al centro de tecnificación; el parque de la Mayorazga; y el jardín de Jaume I, de manera que el vecindario pudo disfrutar desde cualquier punto del magnífico espectáculo sonoro y de luz y color.