El Ayuntamiento de Vila-real ha adquirido mascarillas transparentes homologadas para la atención de personas sordas. Estarán a disposición del personal municipal con el objetivo de garantizar la comunicación con este colectivo y una mejor atención por parte de la Administración.

Algunos de los departamentos que dispondrán de estos tapabocas son los de Atenció i Tràmits, Policía Local y Servicios Sociales, aunque varias unidades han sido distribuidas para uso del personal del centro de vacunación y de los ambulatorios de la ciudad. De esta forma, la Concejalía de Participación Ciudadana y Proximidad que encabeza la edila Miriam Caravaca responde a la petición formulada por la Asociación de Personas Sordas de Vila-real (Apesovil).

Y es que, como apunta Caravaca, los vecinos que sufren esta problemática «se han visto muy perjudicados por la pandemia, ya que la obligación del uso de mascarilla complica su comunicación, porque no pueden leer los labios de su interlocutor y dificulta poder realizar gestiones básicas».

Material

En total, el consistorio ha comprado 70 unidades de protección, que están fabricadas con un material transparente para facilitar la comunicación con las personas sordas. La edila hace hincapié en que uno de los ejes del modelo de ciudad que impulsa el equipo de gobierno es «trabajar por la inclusión, para no dejar a nadie atrás, sobre todo en un momento como este, con evidentes efectos negativos de la pandemia a nivel social», argumenta. 

Por otro lado, Caravaca recuerda que mañana sábado, con motivo del Día Nacional de las Lenguas de Signos, el consistorio impulsa, en colaboración con Apesovil, una jornada en la plaza Major para visibilizar a este colectivo y dar a conocer la labor de la entidad.

Programa

Entre las acciones de la jornada destaca la iniciativa Te regalo un signo, a la vez que Pau Blanco realizará un monólogo accesible, traducido también a la lengua de signos. Y a ello se suma una actuación musical a cargo de Elia Goterris, quien interpretará varios temas acompañada por su hijo Ferrán, que es ciego, al piano. Además, habrá juegos y leerán un manifiesto reivindicativo.