Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

LAS FIESTAS PRIMAN ACTOS RELIGIOSOS

Una 'nit de xulla' bajo techo en los barrios de Vila-real

La lluvia marca una velada que ya venía limitada por el covid

El presidente de la asociación de vecinos del Crist de l'Hospital, conclavarios de los años 2016 y 2017.

La lluvia, que empezó a caer con intensidad pasadas las 20.00 horas en Vila-real, hizo más especial si cabe la celebración de una nit de xulla ya peculiar por el condicionante sanitario en barrios como el Crist de l’Hospital o la Soledat, no tanto para la Congregación de Lluïsos que ya la tenía organizada a cubierto. 

Anoche, como explicó la concejala de Participación Ciudadana y Proximidad, Miriam Caravaca, ya no estaba previsto cortar ninguna calle como sí se hacía antes de la irrupción de la pandemia en algunos casos, puesto que la propuesta general pasó por invitar a la ciudadanía a celebrar la noche en grupos delante de las puertas de los domicilios respetando todas las medidas sanitarias vigentes. 

Hubo quien apostó por esta opción, que la tormenta aguó, pero también hubo quien prefirió, desde un primer momento, reunirse en casa con amigos y disfrutar de forma más intima de esta tradición de los lunes de fiestas en la localidad, tanto en las dos patronales como en las de barrios. Y, por ejemplo, los Lluïsos se quedaron en el interior de la bocatería con la que comparten edificio, donde les prepararon la cena como es habitual los últimos años.

Los Lluïsos cenaron en la bocatería homónima. Gabriel Utiel

Propuesta, esta gastronómica, que se suma a programaciones que priman los actos de tipo religiosos como misas o procesiones.

Festejos de mínimos 

Así, estos días, los vecinos del Roser, Crist de l’Hospital, Soledat, Calvari y Sagrat Crist de Jesús --en este caso sí se ha planteado una tarde de juegos infantiles más allá de la vertiente devocional--- están inmersos o a punto de dar inicio a unos festejos de mínimos pero que les permiten sentir más cerca la vuelta a la normalidad. 

En unas semanas también se celebrarán los actos en la zona del Pilar, con quienes Caravaca tenía previsto reunirse ayer para perfilar los detalles puesto que la normativa podría variar hasta que arrancaran estas jornadas, a principios de octubre.

La edila de Proximidad se reunió con los colectivos vecinales hace aproximadamente un mes para coordinar la desescalada de estas entidades y plantear la recuperación de las actividades que llevaban a cabo, como los actos festivos en sus barrios. 

Compartir el artículo

stats