Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

EDIFICIO CON PROBLEMAS ESTRUCTURALES

Detectan humedades que obligan a cambiar todo el parqué del CTD en Vila-real

La Generalitat estudia el nuevo sobrecoste de esta actuación que deja en el aire la reapertura del recinto

El desprendimiento reciente de la parte de la cubierta dañó las gradas, canastas y el suelo, entre otros elementos.

La deficiente construcción del Centro de Tecnificación Deportiva (CTD) vuelve a pasar factura. Esta vez, el suelo de parqué del pabellón. Según el concejal de Deportes de la ciudad, Javier Serralvo, es imposible salvar la superficie aquejada de humedad. 

Un nuevo sobrecoste, indicó el concejal, que está estimando la Generalitat Valenciana, propietaria de la instalación, que se sumará a los 1,3 millones que la administración autonómica destinó a la renovación de la cubierta original, recubrirla con materiales impermeables y crear la pendiente necesaria para evitar los problemas de goteras de los que adolecía al tener un techo plano donde se acumulaba el agua.

Y el problema no es menor, indicó Serralvo, puesto que para completar la actuación del firme del recinto será necesario desmontar las gradas telescópicas o extraíbles con las que cuenta. 

Sin fecha para reabrir

Aunque en un primer momento, para la actuación en la cubierta se estimó un plazo de ejecución de unos cuatro meses para poder retomar la actividad en el recinto, período que hubiera permitido iniciar la temporada con cierta normalidad, los nuevos acontecimientos trastocan estos planes.

Así, no hay fecha para que los clubes, y el propio Servei Municipal d’Esports (SME), puedan volver a usar esta infraestructura deportiva. El responsable del área apuntó que la voluntad de ambas administraciones, que se reunirán próximamente, es reabrirlo "lo antes posible".

Así, a partir del 1 de octubre algunas de las actividades dirigidas que el SME preveía realizar en el complejo deportivo, no en la cancha pero sí en espacios afectados por la reciente caída de parte del techo tras los episodios de lluvia y granizo, deberán redistribuirse en otros edificios para realizarse.

Como avanzó Mediterráneo a principios de septiembre, parte del techo que todavía no se había reforzado cayó sobre las gradas. Un incidente, dijo Serralvo, que causó daños al suelo pero también a los asientos, canastas y a algún otro elemento. "Me reafirmo en que fue una buena decisión cerrar al uso el polideportivo", defendió el concejal de Deportes.

El pasado mes de abril, el consistorio anunció que iba a proceder a la clausura urgente de esta parte del centro de tecnificación debido a los graves problemas estructurales que presentaba con el objetivo de evitar daños posibles en los usuarios. Una situación, recalcó Serralvo, que "recuerda a la que nos encontramos ante una situación idéntica a la del colegio José Soriano, que construyó Ciegsa al igual que el CTD". 

Compartir el artículo

stats