Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

EL ALCALDE BENLLOCH REALIZA EL ANUNCIO EN LA FESTIVIDAD DE LA POLICÍA NACIONAL

El Gobierno reserva 8 millones de euros para la nueva comisaría de Vila-real

El consistorio confía en tener listo a final de año el proceso para ceder el suelo al Ministerio del Interior

El alcalde, José Benlloch, junto al nuevo jefe de la comisaría de Vila-real, Pedro Ortín, pasaron revista a la plantilla de la Policía Nacional.

Sin plazos de ejecución pero con pasos en el proceso avanza el proyecto de la futura comisaría de la Policía Nacional en Vila-real para la que el Gobierno reserva ocho millones de euros. Así lo adelantó ayer el alcalde, José Benlloch, durante la celebración del acto oficial de la fiesta de los Ángeles Custodios, patrones del cuerpo nacional, jornada recuperada tras un año en blanco a causa dl covid.

Benlloch explicó en su intervención que el consistorio, en concreto, el departamento de Urbanismo, confía en disponer a final de año de la modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) para cambiar el uso de la parcela en la que se prevé levantar el edificio que actualmente es un aparcamiento en superficie y que pasará a tener la calificación de equipamiento para fuerzas de seguridad.

Posteriormente el terreno, de unos 8.000 m², se cederá al Ministerio del Interior, que deberá redactar el proyecto para la construcción de estas dependencias que se situarán frente al Palau de Justícia, delimitada por las avenidas Matilde Salvador, Europa y la calle Francisco Moreno. 

Tramitación administrativa

El primer edil afirmó que la tramitación administrativa puede resultar «lenta» por «garantista», pero se mostró confiado en el avance de este proyecto para que la plantilla pueda disponer de «una nueva comisaría del siglo XXI que necesitáis y merecéis». Y aseguró que estarán «muy atentos» para que, por fin, esta «infraestructura fundamental» llegue a ser una realidad.

Benlloch ensalzó la labor del personal del cuerpo nacional, con presencia en la localidad desde 1978, especialmente en los últimos meses de crisis sanitaria. Y recalcó que Vila-real «es una de las localidades más seguras de nuestro entorno», al registrarse una bajada del 10% de la criminalidad en el segundo semestre del 2020 respecto al mismo periodo del año anterior. Con todo, Benlloch instó a «no bajar la guardia» por la evolución de la tipología de delitos.

En el acto también intervino el nuevo jefe de la comisaría, Pedro Ortín, quien puso en valor el papel que desempeñan no solo los agentes a pie de calle, sino también los funcionarios de otros departamentos y brigadas, como la Judicial o la de Extranjería.

Compromiso con la sociedad

Asimismo, Ortín se reafirmó en el compromiso de la protección de los más vulnerables, y apuntó que la plantilla de la localidad está en proceso de renovación de personal tras la incorporación en agosto de 15 nuevos policías, a los que se suman otros seis, ahora en prácticas.

La festividad también sirvió para entregar tres condecoraciones a José Mª Piñero, Domingo Vicente Mateo y José Luis García, así como una placa, por la colaboración prestada, a los regantes del Pla Redó, que recogió Pascual Usó.

Al acto asistieron también responsables de otros cuerpos de seguridad, ediles de la corporación de Vila-real y la alcaldesa de Burriana, Maria Josep Safont.  

Compartir el artículo

stats