Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

EDIFICIO MUNICIPAL EN EL PARAJE NATURAL DEL TERMET

Vila-real licitará El Molí antes de transformarlo en un hotel con ‘spa’

El covid deja en ‘stand by’ la reconversión de este edificio para destinarlo a turismo y a congresos

El alcalde Benlloch decide licitar la explotación del restaurante El Molí, cerrado desde hace meses, a la espera de lanzar un proyecto de reforma integral.

El alcalde Benlloch decide licitar la explotación del restaurante El Molí, cerrado desde hace meses, a la espera de lanzar un proyecto de reforma integral. JOSEP CARDA

El Ayuntamiento de Vila-real ultima el pliego de condiciones para licitar la explotación del edificio en el que se ubica el restaurante El Molí, a orillas del río Millars y en pleno paraje del Termet. Así lo ha corroborado al diario Mediterráneo el alcalde, José Benlloch, quien matiza que, en cualquier caso, la concesión se efectuará para dos años prorrogables «hasta un máximo de cuatro o cinco».

Y es que, como apunta el munícipe, la crisis sanitaria y económica originada por el covid-19 ha supuesto un freno a las expectativas anunciadas el año pasado por Benlloch para reconvertir este inmueble en un pequeño hotel con encanto con spa, con el objetivo de aprovechar el atractivo que supone un entorno natural que forma parte del área protegida de la desembocadura del Millars.

El munícipe asegura que mantuvieron contactos con algunos grupos inversores con el objetivo de confirmar el interés por un proyecto que, en cualquier caso, se concedería para un periodo largo de tiempo, teniendo en cuenta que tendría que realizarse una importante inversión económica para reformar el inmueble y complementarlo con otro recinto que estaría en el lugar que ahora ocupa una carpa y habría que dotarlo con un spa «que incluso podría tener vistas hacia el río».

Las posibilidades

«Este espacio tiene muchas posibilidades, pero vista la situación actual, la mayoría de los proyectos anteriores al covid se han quedado en el aire», señala el primer edil vila-realense. En este sentido, hace referencia a la paralización de la construcción de un nuevo hotel en la ciudad «que estaba casi cerrado» o al freno también de las obras para abrir una franquicia de comida rápida de la cadena americana KFC en la ciudad.

Benlloch explica: «En el marco de la línea de responsabilidad y prudencia de este equipo de gobierno municipal, evidentemente no hemos querido abrir este espacio (el restaurante El Molí) a ninguna otra iniciativa, especialmente después de un año y medio en el que los bares y restaurantes han sufrido de una manera brutal e incluso han tenido que cerrar por las restricciones derivadas de la pandemia del covid-19».

La idea es que la gestión del establecimiento salga a concurso a principios de noviembre por un espacio limitado, «para, entre tanto, explorar posibilidades para cuando haya inversores interesados en asumir la reforma». 

Compartir el artículo

stats