Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

EL CONSISTORIO DESTINA 170.000 EUROS A EXPROPIAR UNOS TERRENOS PARA UNA PARTE DE LA NUEVA CANALIZACIÓN

Vila-real achaca a la EPSAR el retraso en la supresión de la depuradora Vora Riu

El concejal de Territorio, Emilio Obiol, apunta a que la demora es consecuencia de la decisión de someter el proyecto a una "evaluación ambiental compleja"

El proyecto de supresión de la depuradora Vora Riu contempla la habilitación de las canalizaciones para remitir las aguas residuales a la de Allmassora MEDITERRÁNEO

Los retrasos en la ejecución de las obras de supresión de la depuradora Vora Riu "han estado básicamente imputables a la EPSAR (Entidad Pública de Saneamiento de Aguas Residuales)". Así lo ha asegurado el concejal de Territorio de Vila-real, Emilio Obiol, durante el pleno ordinario celebrado por la corporación municipal durante la mañana de hoy. Un pleno que, en esta ocasión, ha estado presidido por la primera teniente de alcalde, Silvia Gómez, en sustitución del primer edil, José Benlloch, que se encuentra en Estrasburgo participando en el Congreso de Poderes Locales del Consejo de Europa, en su función de presidente de la delegación española.

Obiol ha explicado que la demora en el inicio de los trabajos para derivar parte de las aguas residuales que todavía llegan a la EDAR Vora Riu hasta la estación depuradora de Almassora se debe a que "el proyecto estaba hecho, pero la EPSAR dudaba si se tenía que pasar por una evaluación ambiental compleja. Al final, ellos decidieron que sí y, por tanto, la ejecución del plan se está retrasando".

Las previsiones

La imposibilidad de la depuradora de Vora Riu de tratar las aguas residuales con eficiencia obliga a suprimirla y desviar las fecales a la de Almassora. MEDITERRÁNEO

El pasado mes de abril, tal y como publicó Mediterráneo, desde el organismo dependiente de la Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica, se informó de que la previsión era iniciar los trabajos antes del verano, y un año después de los cálculos iniciales. Seis meses después, las obras siguen sin acometerse y todavía no hay una fecha clara de inicio de la ejecución de un proyecto valorado en 2,8 millones de euros. Y es que la planta de Vora Riu, construida en 1978, arrastra graves deficiencias, que no tienen solución, y que cuestan cada año alrededor de 90.000 euros al Ayuntamiento de Vila-real en concepto de canon de vertidos.

El edil de Territorio ha realizado esta matización, al informar al pleno de una modificación de crédito en la que se incluyen 170.000 euros -ya adelantados el pasado año por la EPSAR- para expropiar a 14 propietarios los terrenos necesarios para habilitar un codo de la tubería que derivará las aguas negras a la depuradora de Almassora, con el objetivo de evitar obstrucciones en este punto.

Inmatriculaciones de la Iglesia

Por otra parte, no ha salido adelante una moción presentada por el grupo Compromís per Vila-real, en la que se reclamaba que el Ayuntamiento iniciara el proceso para verificar que edificios inmatriculados por la Iglesia deberían o no pertenecer al municipio. En este caso, se hace referencia en el documento a la sede de la Congregació de Lluïsos, el campanario de la iglesia arciprestal y la capilla de la Mare de Déu del Pilar. En este caso, Compromís se quedó solo en su voto afirmativo, por cuanto el resto de partidos ha votado en contra y solo Unides Podem se ha abstenido.

Tanto desde el PSPV-PSOE, como desde el PP, Ciudadanos y Vox han incidido en que el proceso de inmatriculación se llevó a cabo en su día cumpliendo la Ley Hipotecaria. Incluso el hoy portavoz socialista, Emilio Obiol, ha explicado que en esos tres casos no se halla "el hecho fundamental" que podría inducir a pensar que el proceso no se efectuó de forma correcta.

El Ayuntamiento ultima los trámites para tener la propiedad de la capilla de la Mare de Déu dels Àngels. JOSEP CARDA

Asimismo, Obiol ha adelantado que el departamento de Territorio del Ayuntamiento de Vila-real "trabaja desde hace meses en completar el proceso de inmatriculación -a favor del municipio- de la capilla de la Mare de Déu dels Àngels (ubicada en en la esquina de la calle dedicada a la misma advocación mariana y Comunió). "Tenemos toda la información y pensamos que se inscribirá a nombre del Ayuntamiento y, una vez se complete este procedimiento se actuará para restaurarla", ha indicado el edil.

Festivos locales y polémica por los libros LGTBI

Por otra parte, el pleno ha aprobado por unanimidad declarar el martes, 17 de mayo y el lunes, 26 de diciembre como las dos fiestas locales para el próximo año.

También durante la sesión plenaria se abordó otra moción de Compromís, en la que se instaba a adquirir los libros de temática LGTBI que una jueza de Castellón instó a retirar de forma cautelar de varios centros educativos de Castelló, para incluirlos en el catálogo de los centros bibliotecarios de la ciudad. De nuevo aquí el resto de grupos han votado en contra y Unides Podem se ha abstenido. Desde el ejecutivo local, el concejal Javier Serralvo, ha hecho hincapié en que no es función de la corporación elegir los libros que se tienen que adquirir, por cuanto esta es una función que por ley corresponde a los responsables de las bibliotecas.

La concejala de Vox, Irene Herrero, protagonizó el momento más curioso, al defender la exclusión de este tipo de libros de los centros educativos por contener afirmaciones, especialmente relacionadas con representantes de la Iglesia Católica, que ella misma leyó textualmente en el pleno que, además, se retransmite por el canal municipal de Youtube.

Compartir el artículo

stats