Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

EL PROCEDIMIENTO SE DILATA YA UN AÑO DESDE SU LICITACIÓN

Más alegaciones dejan sin fecha el nuevo bus gratuito de Vila-real

Autocares Meseguer, que optaba al contrato, vuelve a recurrir el proceso ante un tribunal administrativo

El bus ‘Groguet’, ayer al mediodía, en su parada conocida como de la báscula, frente a la jefatura de la Policía Local. JOSEP CARDA

Nuevo freno a la adjudicación definitiva a la empresa Hispano del Cid (Hicid) del servicio de autobús gratuito de Vila-real. Las alegaciones presentadas por Autocares Meseguer SL, una de las empresas que concurrieron al concurso para contratar este transporte de pasajeros regular de la ciudad, ante el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales, dependiente del Ministerio de Hacienda, han obligado a paralizar, otra vez, la contratación definitiva, a la espera de que se revuelva el conflicto.

Con todo, fuentes consultadas por Mediterráneo, indican que, si las partes no están de acuerdo con la resolución que ahora se dicte queda todavía la vía judicial, pues podría plantearse un recurso contencioso-administrativo, lo que alargaría sine die el ya accidentado procedimiento de contratación.

Marquesinas y otros detalles

Según ha podido saber este rotativo, uno de los aspectos que han motivado las nuevas alegaciones es el relativo a la valoración en la cifra de marquesinas a ubicar en las paradas habilitadas para el bus Groguet, así como las plataformas que facilitarían el acceso al mismo de personas con discapacidad o movilidad reducida.

La mercantil que ahora alega la adjudicación también hizo lo propio con el pliego de condiciones. En este caso, el tribunal administrativo resolvió a favor del Ayuntamiento, lo que permitió proceder a adjudicar de forma provisional este servicio a Hicid, con una baja del 8,20% lo que se traduce en un importe de 475.000 euros anuales por el periodo de 10 años estipulado por el consistorio.

Suspensión de oficio

Con todo, la interposición de las alegaciones suspende de oficio un proceso que se alarga casi un año. De hecho, las primeras previsiones eran de que el nuevo servicio de autobús gratuito de Vila-real, dotado con vehículos más sostenibles, estaría en marcha en el segundo trimestre de este año. Sin embargo, todo indica que se producirá un retraso, de al menos, un año sobre estas previsiones.

Y es que, una vez se superen los trámites y sea cual sea la empresa adjudicataria, esta necesitará entre, al menos, seis y nueve meses para adquirir los nuevos autobuses y darles la imagen corporativa del Groguet, antes de poder circular por las calles de la localidad.

Una de las peculiaridades del nuevo servicio es que incluirá una flota de dos vehículos más sostenibles que los que se usan en la actualidad, así como otros dos reserva --que se incorporarán de forma progresiva--, y aprovechará las bondades de las nuevas tecnologías tanto para ofrecer datos de seguimiento de cada autobús como de información que pueda resultar útil a la ciudadanía a través de la página web municipal. 

A décimas en las valoraciones

La valoración final de las ofertas que cuatro empresas presentaron para hacerse con el servicio de transporte de pasajeros urbano y gratuito de Vila-real dejó a dos de ellas a décimas de diferencia. Así, mientras la Hispano del Cid (Hicid) obtuvo 91,60 puntos, mientras que su más inmediata competidora logró 91,23. Una ligera diferencia que, con toda probabilidad, es la que ha llevado a la segunda mercantil clasificada a alegar la adjudicación definitiva. Las otras dos firmas, la UTE Julián Castro y Viajes Massabús quedaron 86,28 y 54,40 puntos, respectivamente.

Compartir el artículo

stats