Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ÚLTIMO PLENO ORDINARIO DEL AÑO

Vila-real retoma el reto de contratar el bus 'Groguet' para los próximos 10 años

La unanimidad marca la nueva licitación del autobús urbano gratuito, aunque con reproches entre Folgado y Benlloch

Unos usuarios esperan para acceder al autobús urbano gratuito 'Groguet', en la parada ubicada frente a la jefatura de la Policía Local. JOSEP CARDA

Como un nuevo reto, esta vez a superar satisfactoriamente. Así es como se ve la aprobación, con la unanimidad de la corporación municipal de Vila-real en pleno, de la decisión del equipo de gobierno de volver a licitar el servicio de autobús gratuito, el Groguet, tras la anulación del proceso de baremación por parte del Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales, dependiente del Ministerio de Hacienda, que aceptó las alegaciones de Autos Meseguer a la adjudicación del importante contrato, con una diferencia de décimas en la puntuación, a la mercantil Hispano del Cid (Hicid).

Pese a ello, y aunque todos los partidos coincidieron en el sentido del voto, no faltaron las críticas del PP a un procedimiento que, aseguró el portavoz popular, Héctor Folgado, «es cada vez más oscuro». Y aprovechó para incidir en que el actual servicio «se adjudicó a dedo por medio millón de euros anuales», en un proceso que no dudó en calificar de «irregular».

Unas afirmaciones que tuvieron la contestación del alcalde, José Benlloch, quien recordó a Folgado que «esa empresa a dedo es la misma que prestaba el servicio en la anterior etapa del PP, con el mismo tipo de contrato», aunque matizó en que, con el ejecutivo popular, «solo había un autobús, era de pago con unas tasas que no se aprobaron con una normativa y sobre el que la gente no sabía ni por dónde ni cuándo pasaba».

Baile de habitantes

El munícipe hizo hincapié en que el baile de habitantes en el 2016, con una disminución de vecinos que amenazaba con quedarse la ciudad por debajo de los 50.000 --a partir de esta cifra la ley obliga a contar con un autobús urbano--, generó las dudas de los técnicos sobre la conveniencia de poner ampliar el servicio ya existente. «En el 2017 comenzaron a repuntar las cifras de habitantes hasta llegar a los 50.500; y en el 2018 ya subimos a los 51.000. En ese momento ya vimos que no había ningún problema de carácter competencial para poner en marcha nuestra propuesta, con dos líneas de bus y, además, gratuito».

Benlloch aseveró que «durante todo este tiempo se ha estado trabajando en regularizar una situación que se arrastra desde la época del PP en el gobierno municipal». Una regularización que se intentó plasmar en la licitación del servicio en noviembre del pasado año. Tras un año de recorrido y con dos periodos de alegaciones que han ralentizado el proceso de forma evidente, de nuevo sale a concurso, con las mismas condiciones y con un presupuesto base de 5,6 millones para un periodo de 10 años.

Por su parte, el edil de Territorio --concejalía en la que se encuadra el área de Movilidad-- hizo hincapié en que la gestión realizada hasta ahora siempre ha contado con «garantías democráticas y de transparencia». Y valoró que «el proyecto impulsado por este ejecutivo es uno de los pocos obligatorios por ley que son gratuitos en toda España», a la vez que reiteró la voluntad de acabar a la mayor brevedad posible con la provisionalidad del actual contrato. 

Compartir el artículo

stats