Melchor, Gaspar y Baltasar, con sus correspondientes mascarillas, recuperaron la normalidad ayer en Vila-real al celebrar su cabalgata tradicional subidos en sus carrozas tras 731 días puesto que en 2021, por el covid, lo hicieron en descapotables por un trazado mayor para acercarse al máximo posible de niños.

81

Las imágenes de la Cavalcada de Reis de Vila-real 2022 DAVID GARCÍA

Así, sobre las 18.30 horas, arrancó el desfile de ilusión declarado de interés turístico provincial y que desde hace 94 años organiza, con vertiente solidaria, Joventut Antoniana, lo que lo convierte en el segundo más antiguo de la Comunitat, por detrás del de Alcoi. Muchos fueron los vila-realenses, y vecinos de localidades próximas, los que se acercaron a disfrutar de este vistoso evento que abrieron un elefante y un gorila, parte de la animación de una de la compañías de teatro, entre otros colectivos, que amenizaron el evento. También hubo muchas personas que, al estar confinados , siguieron el desfile a través de la pantalla. 

A medida que la cabalgata avanzaba, el público acudió a la plaza Major donde Sus Majestades adoraron al niño Jesús y subieron a saludar al público congregado desde el balcón del ayuntamiento tras la recepción de las autoridades. Allí, entre Tirorí tirorís, los vila-realenses animaron a los Reyes Magos a completar el reparto de regalos, y acto seguido los de Oriente pronunciaron unas palabras. Por el covid no hubo visitas nocturnas a los domicilios, que se sustituyeron por videollamadas.