Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

IGLESIA ARCIPRESTAL

300 personas suben al ‘campanar’ en Vila-real

Entre los participantes hubo chinos, ucranianos, rumanos, franceses o alemanes.

Como cada convocatoria, han sido centenares los vecinos que han decidido completar la subida para contemplar la ciudad a vista de pájaro. JACOB ESTUPIÑÁ

Ya hace una década que la Junta de Festes de Vila-real recuperó la pujada al campanar de la iglesia Arciprestal, un acto que se incluye desde entonces en el programa de festejos patronales --tanto en mayo como en septiembre--.

El actual presidente de la Junta, Toni Carmona, señala que han sido más de 300 personas las que a lo largo del día --se han establecido dos horarios, uno matinal de 10.30 a 13.00 horas y otro vespertino de 17.00 a 18.30-- han participado en esta actividad. Y no lo han hecho solo vecinos de la localidad, también ha habido representación de gente originaria de China, Ucrania, Rumania, Francia y Alemania

Así, personas de todas las edades han decidido plantar cara a las altas temperaturas registradas en esta jornada sabatina y encaramarse a lo alto de esta construcción de unos 42 metros de altura y 175 escalones. La recompensa, poder contemplar desde una perspectiva única la localidad donde muchos han inmortalizado el momento.

Integrantes de la Junta de Festes toman nota de las personas que completan la subida. JACOB ESTUPIÑÁ

Emblema

Desde que se introdujera esta iniciativa en la programación festiva han sido centenares los vecinos que, en cada convocatoria, no han querido perderse la ocasión para conocer desde dentro una de las torres más emblemáticas de la localidad

El campanario octogonal de su fachada principal comenzó a construirse el 26 de abril de 1682 y se inauguró en 1703. Durante la guerra civil española (1936-1939) fue bombardeado y sufrió graves daños, entre ellos, las campanas.

A inicios de 2006, la conselleria de Cultura, Educación y Deporte, a través de la dirección general de Patrimonio Cultural Valenciano, inició la restauración de estos instrumentos para devolverles su imagen y sonidos originales. En 2008, el templo sufrió una serie de intervenciones que tuvieron como objetivo su adecuación para la celebración de la exposición de Espais de Llum. Cuatro años después, aprovechando la retirada de las dos campanas mayores para recuperar su sonido, operarios municipales quitaron los escombros que permanecían en la torre por la restauración lo que posibilitó su reapertura. 

Compartir el artículo

stats