Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

DEFECTOS DE LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS

El GPS, una trampa fatal para los grandes camiones en Vila-real

Decenas de vehículos pesados han quedado ya atrapados en el cruce de la calle Sedenyet de la Democràcia con el camino Fornets

Imagen de uno de los vehículos de gran tonelaje que se encalló en el cruce de la calle Sedenyet de la Democràcia y camino Fornets. JOSEP CARDA

Los dispositivos GPS, esos que ayudan en el día a día a millones de conductores de todo el mundo a llegar a sus destinos, llevan a una trampa fatal a decenas de camioneros y sus vehículos de gran tonelaje, al indicarles un acceso concreto que les lleva toparse con un camino estrecho que les impide maniobrar hacia adelante, lo que les obliga a regresar marcha atrás nada más y nada menos que 500 metros.

Los camioneros no tienen más remedio que echar marcha atrás, a veces con la ayuda de un copiloto pero otras en solitario. JOSEP CARDA

El problema, según explican desde la Policía Local de Vila-real, se origina cuando los camioneros que llegan desde áreas industriales de municipios vecinos acceden a la calle Ermita cruzando el puente que salva el río Millars, siempre siguiendo las indicaciones del GPS. Y, al llegar a la calle Sedenyet de la Democràcia (junto al cementerio municipal), les indica que giren a la derecha en dirección a la carretera de Onda, en busca de alguna de las decenas de empresas que se ubican en este vial. La cuestión es que se topan de frente con las paredes de fincas que lindan con el camino Fornets que les impiden continuar hacia adelante.

Refuerzo de la señalización

Y esta situación se produce, incluso, pese a que el Ayuntamiento instaló meses atrás un cartel informativo en el que se advierte de la prohibición de circular vehículos de más de 3.500 kilos por la calle Sedenyet de la Democràcia. El resultado de ignorar la señalización y seguir haciendo caso al GPS es la caída en una trampa de difícil salida, la rotura de muros al quedarse empotradas las cajas de los camiones y la correspondiente multa por circular por un vial de tráfico restringido.

Unos operarios arreglan una señal de ceda el paso tumbada por un gran camión en el cruce de Sedenyet dela Democràcia con Fornets. JOSEP CARDA

Con todo, fuentes del cuerpo de seguridad municipal inciden en que “se estudiará reforzar más la señalización, porque mucho más no se puede hacer”. Asimismo, descartan colocar lo que popularmente se llama una portería, que impediría a los vehículos de gran tonelaje que accedieran a esta calle. “Es complicado aplicar esta medida porque también se dificultaría el tráfico de camiones que circulan por aquella zona y otros caminos en la temporada de la recolección de la naranja”, explican.

Y, ¿porqué el GPS les lleva a una trampa?

Las mismas fuentes apuntan que el motivo principal por el que los camioneros se meten en esta trampa es porque “solo en algunos dispositivos de GPS se da la opción de discriminar si se conduce un coche o un camión, lo que evitaría que los transportistas se colaran en su intención de salir hacia la carretera de Onda”. Y añaden: “Lo habitual hoy en día es que utilicen el navegador de Google y este no permite seleccionar si se conduce un turismo o un vehículo grande”.

Algunos camioneros hacen caso omiso al cartel que instaló el Ayuntamiento de Vila-real y siguen las indicaciones del GPS. JOSEP CARDA

Aun así, insisten en que el cartel informativo se instaló en la calle Ermita para evitar estas confusiones. Un cartel que, incluso, va acompañado de un código QR que permite visualizar las alternativas que tienen los camioneros para salir a la carretera de Onda.

Compartir el artículo

stats